Biografía de Tomás Herrera

Tomás José Ramón del Carmen de Herrera y Pérez Dávila, nació en Panamá, Virreinato de Nueva Granada, el día 21 de diciembre del año de 1804 y muere en Bogotá, República de la Nueva Granada, el día 5 de diciembredel año de 1854, fue un militar y político neogranadino, presidente de la República de la Nueva Granada y jefe de estado del Estado Libre del Istmo durante los años de 1840 y el año de 1841.

Tomás Herrera2

Comienzos en la vida militar de Tomás Herrera

Durante el año de 1821, entró en el servicio militar, y en el año de 1822, fue teniente de infantería en la campaña del Sur y participó en Perú en las Batalla de Junín y Batalla de Ayacucho contra los realistas.

Para el año de 1828, fue acusado de conspiración, y encarcelado en Bogotá. Tomás Herrera, se fugó, pero fue nuevamente capturado y condenado a muerte, pero se le conmutó la pena por la de destierro por su hoja de servicios militares. De esta manera, que cumplida la pena, regresó a Panamá en el año de 1830 y participó en la lucha contra el coronel Alzuru. Cuando Alzuru fue fusilado, Tomás Herrera fue nombrado coronel graduado y Comandante General del Istmo de Panamá.

En efecto, lucho también en el Cauca en la revolución del año de 1840, pero el Istmo no quería entrar en ese conflicto, entonces, se creó una junta popular reunida en Panamá el día 18 de noviembre del año de 1840, para la separación de Panamá de la República de la Nueva Granada, bajo el nombre de Estado Libre del Istmo con el coronel Tomás Herrera como presidente, que organizó la economía y consiguió que Costa Rica y Estados Unidos reconocieran al nuevo país, siendo así que la nación duró unos trece (13) meses, porque después de meses de negociación el gobierno de Bogotá logra convencer al coronel Tomás Herrera de reintegrar al istmo bajo el acuerdo de no emprender castigo en contra de los secesionistas istmeños, pues al hacer caso omiso a lo acordado, una vez reintegrado el istmo, el coronel Tomás Herrera fue desterrado y borrado del escalafón militar.

Regreso de Tomás Herrera

Para el año de 1845, Tomás Herrera regresó a su vida política nacional como gobernador de Panamá y posteriormente como ministro de Guerra y Marina del gobierno de José Hilario López. Fue en el año de 1850, que fue nombrado como el gobernador de la provincia de Cartagena y en ese mismo año recibió el grado de general.

Por el año de 1851, estalló una revolución de provincias conservadoras en contra del gobierno del presidente José Hilario López, ante lo cual el gobierno designó comandantes militares para sofocar la sublevación, correspondiéndole a Herrera enfrentar al gobernador de Antioquia, coronel Eusebio Borrero, quien pues fue derrotado y terminó con elevar el nombre del general Tomás Herrera como un reconocido genio militar.

En referencia a su ascenso al poder, Tomás Herrera fue designado a la presidencia de Colombia en el año de1854, cuando este era un miembro del Congreso Nacional.

Pues, al ser derrocado el presidente José María Obando el día 17 de abril de ese mismo año, el vicepresidente José de Obaldía se reunió con Tomás Herrera y otros personajes en la Legación de Estados Unidos para tratar de asumir el poder, ofreciéndole a Tomás Herrera, la secretaría de guerra, nominación que el general rehusó por detentar su calidad de congresista.

Cabe señalar, que varios días después del logró de Tomás Herrera de burlar la custodia militar que el dictador Melo estableció a las salidas de Bogotá y salió con rumbo al norte del país.

Para el día 21 de abril llegó a Chocontá, en donde se declaró en ejercicio del poder ejecutivo como consecuencia de la manifestación que por escrito le hizo Obaldía de no haber logrado las condiciones para ejercer el gobierno.

Entonces, Tomás Herrera, designó al coronel Anselmo Pineda como secretario de gobierno encargado accidentalmente de las carteras de hacienda, guerra y relaciones exteriores. Por lo tanto, Herrera siguió su marcha y entró el día 23 de abril a Tunja gracias a que el coronel Reyes Patria venció a la guardia nacional apostada en la ciudad, y allí nombró al general Manuel María Franco como comandante del ejército y a Reyes Patria comandante de las provincias de Tunja y Tundama.

Tomás Herrera4

Franco logró conformar un ejército de aproximadamente unos 2.557 hombres, del cual fue segundo comandante el general Marcelo Buitrago y jefe de estado mayor el coronel José María Rojas Pinzón. Herrera salió con su ejército de Tunja a Nemocón, población a la que llegó el día 19 de mayo, y en la que debía tomar una de dos decisiones: atacar la columna del coronel Manuel Jiménez apostada en Zipaquirá, o continuar la marcha hasta Honda para unirse a las fuerzas comandadas por el general Joaquín París.

Tomás Herrera, tomó la decisión de atacar a Jiménez, durante el día 20 de mayo del año de 1854 en la Batalla de Zipaquirá o también conocida como el desastre de Zipaquirá, donde las fuerzas constitucionales fueron innecesariamente derrotadas, tras morir Franco, Tomás Herrera, le entregó el comando del ejército al general Marcelo Buitrago, quien habiendo regresado al punto de partida de la batalla, procuró la salida de las tropas hacia Tunja, mientras que Herrera había tomado el rumbo contrario, para continuar con el plan original.

En efecto, Tomás Herrera llegó a Subachoque para llegar a Villeta por La Vega, mientras que el general París, enterado de lo sucedido en Zipaquirá, envió tropas en búsqueda de Herrera, quien al final alcanzó al municipio que pretendía, uniéndose a las tropas del senador Julio Arboleda Pombo.

En este mismo sentido, y con el respaldo del ejército de Arboleda, Tomás Herrera reformo el gobierno designando a Ramón Matéus como secretario de guerra y relaciones exteriores, y a Pastor Ospina Rodríguez como secretario de lo interior y hacienda. Resulta importante mencionar, que este mismo partió con un batallón para La Mesa por Bituima para por medio de esto unirse al general París pero no lo logró, teniendo que buscar alcanzar Ambalema por San Juan de Rio seco.

Todo esto trajo consigo, que en el puerto, se nombró a Tomás Cipriano de Mosquera como comandante de Mompós, Panamá y la Costa y despachó instrucciones para que los gobernadores contrajeran créditos de acuerdo a lo que Mosquera requiriera.

Posteriormente, salió para El Guamo en donde se le unió el general López y el gobernador de Cauca, con quienes partió para Purificación, donde se rumoraba le tenían preparada una conspiración. Allí nombró al general López comandante del ejército del Sur y al general París al frente de una división para el Alto Magdalena.

Después, pudo Tomás Herrera llegar a Ibagué e instalar el poder ejecutivo, en donde expidió varios decretos destacándose entre otros el que convocó a los congresistas a iniciar sesiones el día 20 de julio en Bogotá y que en caso de no poder hacerlo debían reunirse en Ibagué, la suspensión del gobernador de Cartagena Juan José Nieto.

Finalmente, el día 15 de julio, Tomás Herrera, rearmo su gabinete, dejando a Pastor Ospina en el gobierno, aJosé María Plata Soto en Hacienda, Ramón Matéus en relaciones exteriores y Pedro Alcántara Herrán en Guerra. El día 20 de julio se encontraban unos veintitrés (23) congresistas en Ibagué, lo cual no permitió sesionar al Congreso por falta de quórum, pero sí la expedición de un manifiesto de los diputados en favor del poder ejecutivo.

Muerte de Tomás Herrera

El día 5 de agosto llegó el vicepresidente José de Obaldía a Ibagué luego de escaparse de la Legación Norteamericana y asumió el poder ejecutivo, designando a Herrera segundo comandante del ejército del Norte. Ya para el día 28 de septiembre se hallaba en Piedecuesta al mando de su tropa cuando recibió la visita del general Mosquera, comandante en jefe de ese ejército.

De igual manera, el día 25 de septiembre Tomás Herrera, logró cruzar el río Chicamocha en Sube, junto con la compañía de su batallón, llamado constante, se batió en la batalla de Petaquero en Concepción. El día 2 de diciembre llegó a las goteras de Bogotá acompañado de la columna comandada por el general Camilo Mendoza, división que alcanzaba los 3.751 efectivos.

Tomás Herrera3

El día 4, luego del ataque desplegado por el ejército sobre el costado sur de la ciudad de Bogotá, entró Herrera en acción al mando de los batallones 1º y 6º de línea, libres y Tundama, resultando gravemente herido en la esquina de las carreras Pamplona y Bárbula, y pues finalmente, muere poco tiempo después de vencido Melo en esa toma de Bogotá.